Sinopsis

Tres habrán de ser los Triángulos.
El primero de ellos (el más temido y deseado) será el Triángulo del Vigor. El segundo, el Triángulo de la Sabiduría. Del tercero, sin embargo, nada se sabe; ni tan siquiera cuándo llegará a Aasm (el mundo en el que se fragua esta historia).

La Tierra de Aasm, desde la ancestral premonición del Oráculo, ha dejado latente su inquietud con referencia al nacimiento del varón de Gnurk.
Las Gnurkyah —un pueblo de orgullosas amazonas que habita en los lindes del salvaje desierto— se encontrarán en la tesitura de defender a aquél que, nacido hombre entre mujeres y portando el Triángulo del Vigor, habrá de convertirse en el caudillo de unas obscuras sombras que arrasarán Aasm. Sin embargo, entre estas valientes, hay muchas que, entregadas por completo a la profecía, desearán aniquilarlo antes de que logre desarrollarse como la materialización del mal.
Es por eso que Giurka, hija de la recién difunta reina y hermana del Triángulo, emprenderá un exilio, cuyo horizonte se enturbia ante sus ojos, con el propósito de cumplir la palabra que entregó a su madre en el lecho de muerte y, también, demostrar que las naturalezas pueden ser moldeadas con amor y entrega.

Por su lado, los HilvehDash (Siervos de los Elementos) —sabios magos que han ofrecido su vida a los conocimientos, al respeto del entorno y a contemplar los cambios que hayan de devengarse con la llegada de la Era de los Triángulos— tratarán de anticiparse a todos los demás con el propósito de proteger al joven Triángulo y evitar, asimismo, que su naturaleza se oscurezca.

Paralelamente, el pueblo de Ruernphas, formado por orgullosos hombres que, a lo largo de los ciclos, fueron perdiendo su grandeza para quedar transformados en, simplemente, un poderoso reino; más temido que admirado, justificando la existencia del Triángulo, decidirá instalar sus ejércitos frente a las puertas de la negra fortaleza de Gnurk con lascivas intenciones.

Todo este decorado dará lugar a una historia épica en la que razas de todo tipo despertarán de los más recónditos recuerdos de aquéllos que sufrieron la ira de los Elementos en los temidos Tiempos del Olvido.

Amor, ambición, crueldad, amistad, miedo y orgullo van a mezclarse para concebir una novela repleta de emoción y aventuras.

Su trasfondo moral, entre muchas otras ideas, alberga el hecho de prejuzgar a alguien por el hecho de ser quien es y, como dice Jorshunsda (el Siervo de la Tierra):

“[…] ¿es acaso sensato y justo condenar a un ser vivo por algo que ni tan siquiera ha llegado a realizar? Es más, ¿crees que debemos matar a aquéllos que sí han llegado a acometer alguna fechoría que consideramos cruel, hasta el punto de retorcer nuestra más natural esencia?”.

La guerra en Aasm está pronta para comenzar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s